¿TE ENCUENTRAS EN CRISIS? LLAMA AL 1-800-273-8255

 

Cuando el Suicidio Llega a tu Hogar

Hace 20 años, sucedió algo que cambiaría mi vida para siempre, mi padre había muerto. Con pocos detalles y sin saber la causa de su muerte, fui a su pequeño apartamento en Texas con solo su dirección en mi mano.

Cuando llegue a las 3 de la mañana, encontré su apartamento cercado con cinta amarilla como si fuera una escena criminal. La policía ya había removido su cuerpo días antes y me informaron que la investigación tenía que ser terminada antes de dejarme entrar al apartamento de mi padre.

Pero yo no podía esperar tanto tiempo, tenía que saber que había pasado.

Encontré una abertura en la parte de atrás y me metí por la ventana de baño. Utilizando solo las tenues luces de la calle para guiarme, logre llegar a su recamara y encontré algo que los oficiales habían pasado por alto: un cuaderno. Estaba cuidadosamente metido junto a unos libros cerca de su televisión.

Él se había quitado la vida.

Conociendo los hábitos de mi padre, recordé que a él le gustaba mucho escribir; sabía que si había una respuesta sobre su muerte, la encontraría en el cuaderno. Pasar por las paginas era como una tener una visión inalterada del corazón de mi padre y lo que había leído tenía muchas cosas tristes. Estaba destrozado por toda la adversidad con la que la vida lo había tratado: la pérdida de su esposa 10 años atrás, su incapacidad de conseguir un nuevo trabajo, declararse en bancarrota y perder todo por lo que había trabajado tan duramente.

Se había quitado la vida. A sus 56 años, se sentía falto de esperanza y abatido, buscando una forma de terminar con su debilitante dolor.

Mientras continuaba leyendo el cuaderno, encontré algo escrito muy diferente a todo lo demás, era una carta para mis dos hermanas y yo. Cuando llegue a la parte donde se dirigía a mi en forma individual, sentí mi corazón hundirse, leer sus últimas palabras fue como una caída libre de un edificio de 10 pisos. Mi padre dejo este mundo enojado conmigo y enojado con Dios por lo que había pasado.

Mi padre dejo este mundo enojado conmigo y enojado con Dios por lo que había pasado.

No fue hasta horas después que logre la compostura y pude ver por encima de la cama de mi padre una foto mía de cuando estaba pequeño. Habían pasado 25 años desde que vi esa foto, pero en ese momento, yo supe que a pesar de su recelo sobre mi vida y sobre la dedicación al ministerio, mi padre me amaba. Yo era su todo, tanto que era la única fotografía que tenía en su habitación, mi imagen fue la última que veía en la noche y la primera al despertarse en la mañana.

Esta imagen contradecía a la que el describía sobre mi en su cuaderno, pero a pesar del rechazo hacia mí y hacia el Dios en mí, yo sabía que él me había amado tanto como hubiera podido. Mi padre tenía muchos problemas, incluyendo su inhabilidad para adaptase a los cambios de la vida, lo que desafortunadamente lo llevo a una muerte prematura por suicidio.

Esa noche, parado al pie de su cama, abrumado por la emoción, lo único que pude hacer fue clamar el nombre de Jesus.

Propuse en mi corazón comprometer mi vida y mi ministerio a usar esta dolorosa experiencia para la gloria de Dios.

Entonces, en ese lugar ore: "Dios, usa este evento, usa esta vida para comunicar la verdad. No dejes que ésta pérdida quede sin recompensa. Úsame para alcanzar a tantos como sea posible exponiendo la mentira detrás del suicidio. Dame la gracia para comunicar la vida de Jesus a los que están en grave riesgo"

Esa noche, desde que pronuncie esas palabras, propuse en mi corazón comprometer mi vida y mi ministerio a usar esta dolorosa experiencia para la gloria de Dios. Aun en mi dolor y mi angustia, he recibido el poder de rendirme a Dios y abordar el tema prohibido del suicidio que ha tomado innumerables vidas cada año.

 

Hablamos Vida sobre la Muerte

¿Sabías que en todo el mundo, el suicidio es responsable de más muertes que los accidentes, homicidios y guerra combinados?

Más de 34.000 personas al año sólo en los Estados Unidos mueren a causa del suicidio.

Más de 34.000 personas al año sólo en los Estados Unidos mueren a causa del suicidio. 4 mil de esas muertes son de jóvenes entre 15 y 24 años.

Personas en todo el mundo, especialmente nuestros jóvenes, están luchando contra a un asesino silencioso. El suicidio es un enemigo real y tangible.

Con números como éstos, es claro que las personas están clamando por ayuda. Esta es la razón por la que hemos creado el programa Eventos de Vida. 

 

¿Qué son los Eventos de Vida?

Los Eventos de Vida proveen la armadura espiritual necesaria para combatir con denuedo los engaños que conducen al suicidio con recursos relevantes, temas de conversación y dirección divinas.

Esta potente plataforma nos da la oportunidad de abordar este difícil tema, difundir conocimiento y ministrar a personas que están en riesgo y que más ayuda necesitan.

La ministración, discusión y compromiso no termina en el evento. Hemos creado este programa para ayudar a sanar con estos 3 objetivos de transformación:

  1. Proporcionar recursos significativos para asegurar que sus vidas son dignas de vivir.
  2. Dar dirección mientras navegan las desafiantes circunstancias de la vida.
  3. Plantarse en la Palabra de Verdad y el amor de Dios mientras se muestra la esperanza.

Invítanos a ser parte de un Evento de Vida en tu escuela o iglesia.

¿TE ENCUENTRAS EN CRISIS? LLAMA AL 1-800-273-8255


DONACION

Ministerio Chad Daniel, PO BOX 2151, Redlands, CA 92373, USA | Política de Privacidad.